Tipos de apertura de ventana

Tipos de apertura de ventana

Tanto las ventanas de PVC como las de aluminio se clasifican también tomando en referencia otros criterios. Una de las características que diferencia a un tipo de ventana u otra, es el tipo de apertura. Así pues, clasificaremos las ventanas según este factor en:

  • Abatibles. También denominadas practicables, constan de una o dos hojas, las cuales deberán ser abiertas lateralmente. Al ocupar cierto espacio durante su apertura, no es aconsejable disponer objetos que obstaculicen la apertura. Entre las características de las ventanas abatibles, destacan la apertura total y el cerramiento hermético.
  • Correderas. En este caso, la hoja se mueve horizontalmente, no tomando espacio extra. Por ello es adecuada para espacios con presencia de pilares, saledizos en el muro, mobiliario u ornamentos de considerable tamaño. Uno de los inconvenientes que presentan las ventanas de este tipo, es que no admiten un cierre totalmente hermético. En cuanto al mantenimiento o limpieza, son menos útiles que las abatibles.
  • Batientes. Las ventanas batientes se abren inclinándose de cara al interior del edificio. Entre las desventajas de este tipo de ventana, es que no permite asomarse al usuario. Son ideales para cuartos de baño, buhardillas, garajes...
  • Oscilobatientes. Es uno de los dispositivos de apertura más versátil. La razón es que posibilita una apertura en ambos sentidos: tanto lateral como de cara al interior. La posición batiente suele utilizar para la ventilación de las estancias. Otra de las características destacables de las ventanas oscilobatientes es que aíslan con mucha eficacia del ruido. Además de preservarse de las condiciones atmosféricas, el usuario puede conseguir que disminuya el ruido en el interior de su inmueble gracias a ventanas correctamente montadas.
  • Pivotantes. Se trata de un modo de apertura no demasiado frecuente, aunque muy práctico dependiendo para qué usos. Las ventanas de este tipo disponen de una hoja que gira sobre un eje central. Su utilización más frecuente se da en buhardillas, así como en áticos y tejados.
  • Osciloparalelas. Las ventanas osciloparalelas combinan dos tipos de movimiento: el de la ventana corredera tradicional con la que permite una apertura interior (batiente).
  • Combinadas. Cuando nos referimos a ventanas combinadas, estamos refiriéndonos a todas aquellas que aúnan en el mismo elemento las ventajas de los elementos batientes, pivotantes, etc. Además de resultar extremadamente versátiles, son muy adecuadas para decorar e integrar estilos estéticos.

Las ventanas se clasifican también respecto a otras muchas cualidades: color, textura, materiales de los perfiles... Lo esencial es que su colocación sea realizada exclusivamente por especialistas; de esta manera evitaremos fugas de aire, desacoples y toda incidencia que redunde en incomodidad o pérdida energética.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE